Avanza iniciativa en Senado para castigar con 13 años de cárcel a quienes agredan con ácido

La penalidad podrá incrementarse hasta 17 años de cárcel cuando el agresor haya tenido un vínculo afectivo con la víctima.

La Comisión de Justicia del Senado de la República aprobó modificaciones al Código penal Federal para penalizar hasta con 13 años de prisión y multa de más de 67 mil pesos a quienes causen lesiones utilizando para ello cualquier tipo de agente o sustancia corrosiva, cáustica, irritante, tóxica o inflamable, ácidos o sustancias similares.

La penalidad podrá incrementarse hasta 17 años de cárcel cuando el agresor haya tenido un vínculo afectivo con la víctima.

“La pena prevista en el presente artículo se aumentará en dos terceras partes cuando exista o haya existido entre el agresor y la víctima, una relación de parentesco, sentimental, afectiva, laboral o de confianza, el personal de salud deberá notificar al ministerio público de todos los casos de lesiones provocadas por agentes químicos que reciban para atención médica”, explica el dictamen.

Asimismo se aumenta la pena cuando el destinatario de la agresión es una mujer, se legisla a favor de la persona víctima, pero se agrava la sanción cuando quien recibe esta agresión es una mujer.

La cifra de ataques con ácido a mujeres va en aumento en México donde hasta noviembre del año pasado se registraron 28 eventos de este tipo, según cifras de organizaciones civiles.

El Presidente de la Comisión de Justicia del Senado, Rafael Espino de la Peña, explicó que se busca tipificar como delito específico los ataques con ácido y sustancias químicas a mujeres, obligando al ministerio público, condicionando al ministerio público a garantizar la reparación del daño de manera integral y a solicitar providencias precautorias en la materia

Además, la tipificación de este delito comprende la obligación del ministerio público de solicitar prisión preventiva y las medidas precautorias previstas en el artículo 138 del Código Nacional de Procedimientos Penales como es el congelamiento de cuentas bancarias del agresor e incautación de bienes.

La reforma fue aprobada por unanimidad y turnada a la Mesa Directiva, sin embargo, el dictamen no fue enlistado en el orden de discusión de la última sesión del periodo legislativo de la Cámara Alta, por lo que su aprobación tendrá que esperar a un periodo extraordinario o bien en septiembre próximo que inicie el periodo ordinario de sesiones.