Día Mundial de las Personas con Talla Baja

Bruno Rojas es un adolescente de 14 años, estudia el tercer grado de secundaria y como muchas niñas y niños a su edad aún no decide que estudiará cuando entré a la universidad, entre sus opciones están las de ser psicólogo, repostero, compositor, o tal vez físico nuclear. Lo que distingue a Bruno de la mayoría de sus compañeras y compañeros es la condición de acondroplasia, la cual no le permite tener una estatura promedio. Bruno mide un metro con 22 centímetros y quiere que cada vez más personas sepan que la manera correcta de referirse a seres humanos como él es personas de talla baja.

A muchas personas con mi condición en efecto las llaman enanos por este estereotipo que se ha creado, por estas dígamos criaturas mitológicas, duendes o bufones entonces a raíz de esto la sociedad crea como esta forma de molestar, insultar a estas personas como son, en este caso por la estatura”

Cada 25 de octubre desde 2013 se conmemora el Día Mundial de las Personas de Talla Baja, justo para generar conciencia sobre este grupo poblacional. La acondroplasia es la más común de las formas en las que se expresa la talla baja y el joven Bruno puede explicar muy bien de qué se trata.

Es una mutación genética que en general lo que produce es un acortamiento en las extremidades de las piernas, de los brazos, también se puede ver la forma de la cabeza es un poco como más extensa, al igual las manos están en forma de tridente, en general las personas que presentan esta condición tienen dificultades al respirar, al movilizarse”.

En México las personas con acondroplasia fueron incluidas en la Ley General para la Inclusión de Personas con Discapacidad desde el 12 de julio de 2018, deben gozar plenamente y sin discriminación todos los derechos. Para Bruno los principales obstáculos a los que se enfrenta es la infraestructura no pensada para las personas con discapacidad.

En el ámbito de infraestructura si me ha costado mucho trabajo porque a veces los baños, bebederos, el transporte público digamos está muy alto, no está adaptado para personas con alguna discapacidad sino para una persona de estatura promedio”.

En el ámbito psicosocial Bruno ve más ventajas de su condición que desventajas. “Las personas se acercan más a mí porque les llama la atención como soy, como me veo, me preguntan, cosas así, es una forma más fácil de socializar y hacer amigos”.

El papá de Bruno a partir de su experiencia creo la Fundación Gran Gente Pequeña de México A.C. con la cual apoya a familias que tienen hijas, hijos o familiares como Bruno, quien asegura que si fuera el presidente o alguien en un puesto de poder buscaría una sociedad consciente de las personas con discapacidad.

Crearía más cultura en la sociedad para que se de cuenta de esto y de mucho más porque sí en la sociedad falta cultura, mucha educación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.