Movimiento Ciudadano, el partido bisagra

Especialistas hablan de la tercera fuerza política del país

MC obtuvo el pasado 6 de junio 23 diputaciones federales, 59 diputaciones locales, una gubernatura.

En la elección del 6 de junio Movimiento Ciudadano (sin ir en coalición) recaudó el 7% del total de votos

Morena requerirá del voto de 53 legisladores de la oposición. Esto sería el 50% de los diputados del PAN o el 76% de los congresistas del PRI. La suma de todos los diputados de PRD y MC sería insuficiente para darle la mayoría calificada a la 4T en cualquier votación.

El promedio de edad de los congresistas que conformarán la 65 Legislatura será cercano a los 47 años. La congresista más joven sería Karla Ayala Villalobos (PAN) de 22 años. Y el legislador más experimentado sería Augusto Gómez Villanueva (PRI) con 92 años de edad.

La reelección de diputaciones federales se ubica en el 30% del total de la asamblea. La bancada del PT será la que mayor porcentaje de diputaciones reelectas tendrá (55%) mientras que sólo el 10% de las diputaciones del PVEM serán producto de la reelección.

La estimación de conformación por género de la 65 legislatura advierte que seguirá habiendo una ligera mayoría masculina en la Cámara de Diputados. A partir de septiembre de 2021 habrá en la cámara 278 mujeres y 252 varones. Esto significa un avance en términos de paridad pues la anterior legislatura estuvo originalmente conformada por 241 mujeres (11 menos que en la actual).

La bancada del PRI tendrá el mayor porcentaje de diputaciones con nivel de licenciatura o superior (87%) seguida por MC (83%) y PAN (75%).

MC sí votó con la oposición
En la 64 legislatura que ahora termina, la bancada de Movimiento Ciudadano (MC) en la Cámara de Diputados votó mayoritariamente con el llamado bloque opositor, sumándose al rechazo de reformas constitucionales que se consideraron regresivas en materia de derechos humanos, seguridad y equilibrio de poderes.

Así, MC se manifestó en contra de la iniciativa que originalmente pretendía darle un mando militar a la Guardia Nacional, compartiendo la postura del PAN y PRD.

A diferencia de lo sucedido con la bancada del PRI, que en ocasiones se dividió y hubo diputados que respaldaron las reformas controvertidas que impulsó el gobierno y Morena, los legisladores ciudadanos se mantuvieron siempre cohesionados.

Así, por ejemplo, sus 28 integrantes se expresaron en contra de la intención original de que la revocación de mandato presidencial se efectuara el mismo día de las elecciones federales del 6 de junio pasado. Aunque esta reforma obtuvo la mayoría calificada en San Lázaro, posteriormente el Senado la modificó para establecer que su realización sería en 2022.

Al igual que el PRD y el PRI, Movimiento Ciudadano dio sus votos para concretar la llamada contrarreforma educativa, la cual dio marcha atrás a los cambios que en materia de ingreso, evaluación y permanencia docente se introdujeron en el sexenio anterior. En ese tema, sólo el PAN se opuso.

Junto con los perredistas y los panistas, los diputados de MC avalaron la reforma que eliminó la condonación de impuestos.

A finales de 2019, cuando se modificó el mecanismo de adquisición de medicamentos y se hicieron los cambios legales para dar paso a las compras consolidadas, MC se abstuvo como también lo hizo una parte de los priistas, mientras PAN y PRD votaron en contra.

Como todas las bancadas, incluyendo a dos de los aliados de Morena –PT y PVEM—Movimiento Ciudadano votó en contra del recorte al financiamiento público a los partidos políticos. En esa propuesta, el partido en el poder sólo contó con el apoyo del PES.

En una de las reformas más relevantes para el proyecto del gobierno del presidente López Obrador, Movimiento Ciudadano fue parte de la mayoría calificada que dio paso a incluir en el artículo Cuarto el derecho al acceso a la salud, becas y pensiones, a fin de que los programas sociales de la actual administración pasaran a ser parte de la Constitución. Los únicos votos en contra fueron del PAN.

En otras reformas de mayoría simple, como la que eliminó en una sola sesión todos los fideicomisos en materia de atención de desastres, ciencia, cultura, salud, entre otras materias, MC igualmente fue parte del también autodenominado dique opositor y votó en contra, junto con los diputados del PAN, PRI, PRD e incluso PT en ese tema.

Tanto el primer coordinador de la bancada, Tonatiuh Bravo Padilla, como la actual coordinadora, Fabiola Loya, se desempeñaron como activos críticos del avasallamiento morenista, defendieron el debate parlamentario, la importancia del federalismo en la asignación presupuestal, los organismos autónomos, la independencia del INE, la división de poderes y la atención a las víctimas, así como a la agenda de las mujeres.

De manera que la bancada de MC fue parte de los diputados que se opusieron al controvertido artículo treceavo transitorio, que amplió el mandato del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Y tuvo un papel relevante en las modificaciones que, a favor de las víctimas, se le hizo a la reforma de la FGR.

Además de sus coordinadores, en la 65 legislatura, MC contó con la presencia de Martha Tagle Martínez, tanto en tribuna como por su vinculación con causas de la sociedad civil.

“No serán indispensables”
Por Ximena Mejía

La próxima bancada de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados no será indispensable para que Morena y sus aliados aprueben reformas constitucionales, sin embargo, al igual que en la 64 Legislatura, podrán acompañar iniciativas de la bancada del gobierno federal al tener coincidencias, opinó Alexa Lara, analista de Integralia Consultores.

La analista parlamentaria recordó que Movimiento Ciudadano acompañó a Morena en la aprobación de la creación de la Guardia Nacional, la abrogación de la Reforma Educativa, la revocación de mandato y la eliminación del fuero, que no precisamente representan una alianza, sino similitudes con sus agendas políticas.

Alexa Lara calificó a la bancada de Movimiento Ciudadano como “pragmática”, por lo que consideró que podrá jugar tanto con la mayoría parlamentaria de Morena como con la oposición.

“Movimiento Ciudadano tiene una agenda propia y en la 64 Legislatura votaron con Morena, no necesariamente en forma de alianza, sino porque coincidían con algunos puntos. El grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano puede sumar para los dos bandos, tanto para la coalición del gobierno, como la de oposición”, expresó.

La especialista en parlamento descartó que por el momento el gobernador electo de Nuevo León, Samuel García, tenga injerencia en los diputados de MC, al ser mayoritariamente de Jalisco y cercanos al gobernador Enrique Alfaro, sin embargo, no descarta que el neoleones vaya afianzándose en el partido naranja.

En busca del presupuesto
El recién encuentro entre el gobernador electo de Nuevo León, Samuel García y el presidente Andrés Manuel López Obrador promete ser un acercamiento con Movimiento Ciudadano y una alianza con la bancada emecista en la Cámara de Diputados, para legitimar las reformas de los últimos tres años de este gobierno.

Analistas políticos consultados por Excélsior coinciden que el principal interés por parte del gobernador electo es garantizar el presupuesto estatal para el 2022, y aunque el número de los legisladores no marca la diferencia para Morena y sus aliados para una mayoría calificada, si legitimaran el resto de las políticas que quiera materializar el gobierno federal.

Israel Tello, consultor asociado de Vilfig Consultores, consideró que la figura fresca del gobernador Samuel Ramírez es una oportunidad para el presidente Andrés Manuel López de acercamiento a Movimiento Ciudadano, tras las diferencias que tuvo con el gobernador Enrique Alfaro, miembro de la Alianza Federalista.

“Lo que pasa es que aquí Samuel, al ser un gobernador que inicia, tiene la oportunidad de ser la bisagra al interior de Movimiento Ciudadano con el gobierno federal ese switcher que vaya de un canal a otro”, consideró.

El analista político señaló que los gobernadores de todos los partidos buscarán un encuentro con el jefe del Estado para negociar los presupuestos de los estados más relevantes del país y sus zonas metropolitanas, siendo de gran interés para el presidente los estados de Nuevo León y Jalisco.

“Necesitan urgentemente negociar para un gasto federalizado que ellos consideren de centro, y eso significa que, para sentarse a negociar, hay que hacer concesiones en términos legislativos y de entrada ese es el incentivo que tendrá Movimiento Ciudadano para seguir navegando con esta bandera entre comillas neutral, y en consecuencia mostrarse más pragmáticos”, opinó.

Israel Tello enumeró los “coqueteos” que han tenido los emecistas con el gobierno federal, empezando por el líder nacional, Dante Delgado y sus cartas enviadas a López Obrador, o cuando el senador y exalcalde de Durango, José Ramón Enríquez, renunció a la bancada de Movimiento Ciudadano para sumarse a las filas de Morena, y rompió al Bloque de Contención en la Comisión Permanente en el Senado, en 2020.

“Aunque no le dé la mayoría a un grupo, a un bloque o una alianza legislativa, cuando varios grupos parlamentarios se suman a una votación están legitimando el rubro o la ley avalada, en este sentido, sí se pueden sumar a uno u otro bando”, expresó el especialista.

“Atrás ya quedaron las diferencias”
El encuentro entre Samuel García y Andrés Manuel López Obrador representa la intención de una mejor relación con miras al presupuesto del 2022 en la entidad y el deseo del jefe de Ejecutivo por posicionar a Morena en el estado, dijo Sergio Bárcena, director de Buró Parlamentario.

Con el encuentro en Palacio Nacional entre los mandatarios hay una lectura de que atrás quedaron las diferencias, que habían escalado durante la pasada elección en una denuncia en contra de Samuel García por delitos electorales.

El analista político expresó que este encuentro no significa que la alianza será con todo Movimiento Ciudadano, sino el interés del emecista por garantizar un mejor presupuesto para el estado directamente con el Presidente, al saber que el mandatario federal tiene la mayoría parlamentaria en la Cámara de Diputados.

“A los gobernadores les importa mucho su relación con el Presidente y más cuando éste tiene una mayoría en la Cámara, porque tiene que ver con el presupuesto que asigna el Ejecutivo, prácticamente va pasar como lo asigne el Ejecutivo. La vía de negociación no es la Cámara, sino establecer comunicación entre el gobernador y el Presidente”, opinó.

Sergio Bárcenas opinó que el interés del Presidente es seguir ampliando su poder en el norte del país, tras el triunfo electoral que tuvo Morena con las gubernaturas de Sonora, Sinaloa, Baja California y Baja California Sur.

“Considero que también tendrá el Presidente algunos proyectos que quiere impulsar en el norte, de algún modo posicionar la marca de Morena en este estado, porque en otros estados del norte le fue bien a Morena y la coalición Juntos Haremos Historia”, señaló.

En cuanto el apoyo que podría generarse por parte de Movimiento Ciudadano a Morena en los últimos tres años de gobierno de López Obrador, para sacar adelante las reformas constitucionales que materialicen su proyecto de Cuarta Transformación, el investigador parlamentario enfatizó que el grupo predominante son legisladores de Jalisco, cercanos al gobernador Enrique Alfaro, porque Nuevo León no hay legisladores cercanos a Samuel García.

Considera que la alianza que Morena deberá trabajar en la 65 Legislatura deberá ser con la bancada del PRI, pues requerirá del 70% de sus integrantes para aprobar reformas constitucionales y para la renovación de consejeros y consejeras del INE.

El director de Buró Parlamentario reconoció los logros obtenidos por Movimiento Ciudadano en la pasada elección, aunque perdió dos lugares en San Lázaro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.