Covid-19, una oportunidad para la lucha ambiental

La excanciller ecuatoriana dijo a este diario que es momento de acelerar la lucha contra la crisis climática mundial

La pandemia de COVID-19 puede ser, paradójicamente, la mayor oportunidad para la acción mundial contra el cambio climático, afirmó María Fernanda Espinosa, expresidenta de la Asamblea General de la ONU.

«Este episodio ha sido una verdadera tragedia», comentó a El Heraldo de México la exministra de Exteriores de Ecuador durante los gobiernos de Rafael Correa y Lenín Moreno.

«El virus ha sido la causa de la crisis socioeconómica más grave desde la II Guerra Mundial, con billones de dólares invertidos por las economías desarrolladas en ayuda económica», señaló. Pero por lo pronto, «contener la pandemia y proporcionar asistencia de salud y económica a los afectados más vulnerables debería ser la prioridad», dijo.

Pero en ese sentido consideró que «es imperativo que los recursos destinados a la recuperación del COVID-19 también aceleren la acción contra la crisis climática, una amenaza no menos urgente que esta pandemia».

Algunos líderes políticos ya han seguido este razonamiento. Al quedar Estados Unidos oficialmente fuera del Acuerdo de París en noviembre; China, Francia, Italia, Reino Unido y la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático emitieron una declaración conjunta llamando a la unidad mundial para reducir los efectos de la crisis climática.

Espinosa subrayó que «si los gobiernos están invirtiendo recursos extraordinarios para reducir el desempleo e impulsar la reactivación económica, es justo que estos se destinen (también) a la construcción de sociedades más verdes, sostenibles y resilientes, en lugar de investigar gastar nuevamente en los frágiles modelos del pasado.

Espinosa estimó que el futuro está en «expandir la energía renovable, instalar estaciones de carga de automóviles eléctricos, reforestar y, readecuar la infraestructura», por ejemplo.

«Es una oportunidad para emprender inversiones transformadoras y visionarias que antes se consideraban demasiado riesgosas o costosas, y empujar, el enfoque debería estar en la economía postCOVID», dijo.

Eso podría realizarse con compromisos como alivio de deuda para los países en desarrollo que se comprometan a la reducción de emisiones «con objetivos climáticos más sólidos y acciones locales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.